DIRECCIÓN

Av. Miguel Ramírez 1732 Villa San Joaquín, Rancagua.

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • LinkedIn - círculo blanco

La ansiedad forma parte de la condición humana y es una manifestación natural del miedo que anticipa algo que puede ser riesgoso o de lo que hay que tomar mayor atención, por tanto es un mecanismo adaptativo. Sin embargo, cuando es demasiado intensa, se convierte en una fuente de sufrimiento que es necesario controlar.

La característica esencial es un sentimiento de desazón y desasosiego generalizados y persistentes, que no están referidos a ninguna circunstancia ambiental en particular. Lo más habitual es que el paciente se queje de estar permanentemente nervioso, así como de sentir otros síntomas típicos de la ansiedad como temblores, tensión muscular, exceso de sudoración, mareos y vértigos, taquicardia, y molestias estomacales.

Estos mecanismos se encuentran a nivel cerebral, en el sistema límbico - hipotalámico y son más rápidos que los procesos cognitivos y conscientes. Corresponden a los mecanismos emocionales, que en nuestra historia evolutiva han permitido mantenernos a salvo de los peligros del mundo. 

En la vida actual, muchas personas padecen de trastornos de "Ansiedad", dado que estos mecanismos que naturalmente nos permiten la adaptación se asocian por aprendizaje a diferentes elementos de la vida social que los "gatillan" de manera desadaptativa. 

Cuando padecemos ansiedad generalmente consultamos a un médico que nos da un medicamento que actúa sobre los mecanismos cerebrales del miedo, pero no resuelve el problema asociativo. También podemos consultar a un psicólogo que nos explicará la fuente u origen del problema, pero en un nivel cognitivo y discursivo, lo que tampoco resuelve el problema asociativo del trastorno de ansiedad. 

El tratamiento con Neurohipnosis ofrece un procedimiento terapéutico basado en el conocimiento de la neurociencia de las emociones que rompe con la asociación emocional con la(s) situación(es) problemáticas y permite re-mapear el cerebro emocional del paciente. 

Esto lo hacemos a través de dos ejes:

1) Romper la asociación entre los estados emocionales y las situaciones problemas.

2) Empoderar a la persona a enfrentar dichas situaciones a través de herramientas que adquieren en nuestro programa.